Helado de Té Roiboos, chocolate blanco y canela

 

Helado de Te

El té roiboos, como lo echaba de menos, hacía tiempo que no lo tomaba. Es un té que me recuerda a otoño, a esos días fresquitos con olores y sabores dulces como la canela y la calabaza…y será que todavía hace mucho calor y me apetece un poco de frío, que me decidí a hacer un helado con sabores de otoño. La verdad es que tomé un té con estos sabores en una cafetería especializada con mi amigo David y su novia….y me encantó, como os he dicho, me sabía a otoño….y me decidí a hacer la prueba. Y no salió nada mal he de decir. Lo volveré a hacer en otoño, cuando eche de menos el calor…..soy así, que le vamos a hacer!

 

Ingredientes:

225 ml leche

200 ml nata

4 bolsitas de té roiboos

1 rama de canela

3 yemas

125 gr azúcar

100 gr chocolate blanco

 

Elaboración:

Lo primero que haremos será infusionar la leche con  la canela y el té roiboos. Para ello pondremos la leche en un cazo junto con las bolsitas de té y la rama de canela. Lo llevamos a ebullición y lo dejamos hervir a fuego medio unos 2 minutos. Lo dejamos  con las bolsitas y la canela dentro para que siga cogiendo sabor.

Derretimos el chocolate blanco al microondas. A potencia baja, primero un minuto, removemos con una espátula de silicona, y luego a intervalos de 20 o 30 segundo hasta que ya veamos que removiendo se deshace y queda todo sin grumos. Dejamos enfriar un poco.

Ponemos las yemas en un bol grande y las batimos un poco.

Sacamos las bolsitas de té de la leche y la rama de canela y por si acaso la pasamos por un colador para comprobar que no quedan restos de nada.

A continuación vertemos la leche  infusionada sobre las yemas sin parar de remover con las varillas y lo volvemos a poner a fuego medio. Seguimos removiendo sin dejar que hierva ( no debe llegar a los 80º) unos minutos para que se haga bien.

Retiramos del fuego y le añadimos el chocolate blanco. Removemos bien hasta ver que está todo integrado. Lo pasamos a un bol y lo dejamos enfriando.

Montamos la nata medio firme y la  añadimos a la masa con movimientos envolventes.

Tapamos el vol con papel film pegado a la mezcla para que no se haga costra y lo dejamos en la nevera unas 2-3 horas.

A continuación lo pasamos a la heladera y lo dejamos funcionando unos 30 minutos o hasta que veamos que ya tiene una consistencia cremosa.

thumb_img_2414_1024

Lo pasamos a un tupper y al congelador. Y a disfrutar!!

 

Consejos:

Recordad que se puede hacer también sin heladera, lo único que la nata tiene que estar montada bien firme y que al sacar la mezcla de la nevera, la pasamos directamente a un tupper y al congelador. Hay que sacarla cada 30 minutos y remover con unas varillas durante las 2 primeras horas (4 veces por lo menos).

 

thumb_img_2435_1024

 

Anuncios

Helado de Té verde Matcha

Hola a todos!!

Llevo un tiempo sin aparecer, pero es que Agosto ha sido intenso, muy denso….tanto de trabajo, que sí, algunos no tenemos vacaciones en agosto, como de reuniones con amigos. También ha sido productivo, la única pega es que no me ha dado tiempo a sacar fotos a todo lo que he hecho, así que tendré que repetir algunas recetas!! No importa!! jejeje!!

El otoño pasado me compré una heladera, no muy cara, que no estamos para ir gastando a todo trapo….y el caso es que no la había estrenado….y tenía muchas ganas de hacerlo. Y lo he hecho!!! Con una receta de Té verde matcha que tenía pendiente y con muchas ganas de hacer.

Después de buscar y rebuscar recetas, me decidí a hacer la del blog Bavette.es, de Ettore Cioccia,  un blog con unas recetas increíbles….os lo recomiendo. El helado tiene un sabor a té verde maravilloso, ha quedado cremoso y muy, muy bueno.

thumb_IMG_2475_1024

Ingredientes:

10 gr de té verde matcha ( en polvo)

225 ml  leche entera

200 ml nata (35% materia grasa)

125 gr azúcar (blanco)

3 yemas de huevo

Elaboración:

Vamos a dividir la elaboración en 4 partes:

1ª – Mezclamos en un bol una cucharada sopera de azúcar ( de los 125gr) y el té verde. A continuación añadimos las 2 cucharadas de leche (de los 225gr) y removemos muy bien hasta conseguir una pasta homogénea de color verde.

2º – Batimos en otro bol las yemas con el resto del azúcar y reservamos. En un cazo calentamos la leche restante y le añadimos la pasta de té que hemos hecho sin parar de remover, tiene que deshacerse la pasta mientras se calienta. Lo llevamos a ebullición y lo retiramos inmediatamente vertiendo la mezcla muy poco a poco sobre las yemas batidas sin parar de remover (para que no cuaje). Ponemos la preparación de nuevo en el cazo y al fuego medio sin dejar de remover hasta que haya alcanzado los 80º. NO debe llegar a hervir!!

3º – Retiramos del fuego y lo pasamos a un bol grande. Lo dejamos enfriar unos minutos. Mientras tanto montamos la nata en otro bol, no hace falta que esté demasiado firme. Incorporamos la nata en 2 o 3 veces a la preparación anterior, utilizando una espátula de silicona y con movimientos envolventes hasta conseguir una crema suave y homogénea. La tapamos con papel film (nunca he entendido porque al plástico se le llama papel film…) de manera que toque  toda la superficie de la crema (para que no haga costra). Reservamos en la nevera un mínimo de 2-3 horas.

4º – Ponemos la heladera en funcionamiento, en mi caso no tiene opciones de velocidad, así que me da igual, pero si las tenéis, a velocidad 1…..entonces vertemos la crema por la apertura de la tapa.  La dejamos funcionando 30-40 minutos o hasta que veamos que tiene una textura cremosa de helado.

Pasamos la crema a un tupper o recipiente y la metemos en el congelador mínimo 2 o 3 horas antes de utilizar.

Cuando la vayáis a consumir, sacarlo 5 minutos antes para que sea más fácil manipularlo.

 

Consejos:

El té verde matcha en polvo es difícil de encontrar, en internet hay páginas que lo venden.

En el caso de que no tengáis heladera,  en el paso 3 tenéis que montar la nata firme antes de mezclar. Cuando ya esté hecha, pasar la crema a un tupper y meterla en el congelador. Hay que sacarlo cada 30 min y remover con unas varillas durante las primeras 2-3 horas.  El helado necesita frío y aire para que no cristalize. Espero que os guste!!

thumb_IMG_2476_1024