Galletas de Jengibre (Gingerbread cookies)

Hola a todos!

 

Sé que estamos en verano, que las galletas de Jengibre son típicas de invierno….pero como hoy a entrado la tormenta aqui en la sierra de Guadarrama, y nos hemos quedado a 17º  en lugar de los 30º que hay en Madrid  y estamos con un jersei puesto…..pues me ha dado el punto nostálgico de invierno y me he puesto a hornear.

No os entretengo más, y antes de que pase la tormenta, os dejo una sencilla receta de galletas de jengibre…están buenísimas!!

 

Ingredientes:

225 gr. mantequilla a temperatura ambiente

205gr azúcar moreno

90 gr  melaza o azúcar de caña

2 claras de huevo  tamaño L (60 gr)

1/2 cucharadita de esencia de vainilla

345 gr de harina ( la normal)

2 cucharaditas (10gr) de bicarbonato sódico

1/2 cucharadita de sal

1 cucharadita de canela en polvo

2 cucharaditas de genjibre en polvo

1/2 cucharadita de clavo en polvo

 

Decoración:

150 gr de azúcar blanco

1 cucharadita de jengibre en polvo

1/2 cucharadita de canela en polvo

 

Elaboración:

Lo primero que vamos a hacer es poner en el bol de la batidora la mantequilla a temperatura ambiente con el azúcar y batir, hasta conseguir una consistencia cremosa y uniforme. Batir a velocidad media-alta, unos 2 minutos.

A continuación agregamos las claras de huevo que deben estar a temperatura ambientey después el extracto de vainilla y la melaza. Batimos hasta que esté todo integrado.

En otro bol mezclar la harina con las especias, la sal y el bicarbonato sódico. Mezclar con unas varillas o tenedor en el bol para que quede todo uniforme.

Agregamos la harina a la mezcla del bol de la batidora. Empezar batiendo despacio para que no salte toda la harina y después subimos a velocidad media-alta hasta que esté todo bien integrado.

Es una mezcla muy blanda, así que necesitamos que se enfríe bien para poder manipularla. La guardamos en el mismo bol tapado con papel film en la nevera durante 1 hora como mínimo.

Una vez tenemos la masa fria, precalentamos el horno a 180 grados, arriba y abajo. Ponemos papel sulfurizado, de horno o vegetal encima de 2 bandejas, que es lo que nos va a hacer falta.

En otro bol mezclamos el azúcar con la canela y jengibre y lo mezclamos, esto va a servir para rebozar las galletas antes de hornearlas.

Sacamos la masa de la nevera y hacemos bolas del mismo tamaño, unos 2’5 cm. Otra manera de que salgan todas iguales es pesar la masa, unos 15 gr. Así se harán todas uniformemente en el horno.

Una vez hechas las bolas las pasamos por el bol de azúcar y las rebozamos, tener cuidado de que no pierdan la forma redonda.

Después se colocan en las bandejas del horno. Dejar bastante espacio entre las galletas porque se expanden con el calor, os recomiendo que las pongais en linea. Cuando ya tengamos todas colocadas en linea, con el culo de un vaso vamos aplastarlas un poco, así conseguiremos darle forma plana a las galletas.

Horneamos a 180º de 8 a 10 minutos, hasta que los bordes estén doraditos y firmes y el centro un poco blando. De esta manera nos quedarán unas galletas blanditas, si las queremos más crujientes las dejaremos un par de minutos más en el horno, en total de 10 a 12 minutos.

Cuando las saqueis, tened cuidado porque están muy blandas y se deshacen, dejarlas enfiar un poco y luego ya se pueden colocar en una rejilla hasta que se enfrien del todo…y a disfrutar!!

 

Consejos:

Acordaros de tener todos los ingredientes a temperatura ambiente.

Para que la melaza no se pegue en el vaso, mejor engrasarlo con aceite, para ello poner un poco, muy poco, de aceite en el vaso, y con un papel de cocina se reparte por todos lados y se retira el sobrante.

Poner la bandeja del horno a media o baja altura, sinó se quemaran en seguida las galletas. Cada horno es un mundo, así que teneis que probar hasta ver a que altura os salen bien. Hornear las bandejas de una en una, sinó las galletas no se harán por igual.

 

thumb_IMG_9604_1024_Fotor